Seguros de vida para particulares: planes de jubilación

Con el aumento de la esperanza de vida, tras la jubilación a una persona le queda aún mucho camino por recorrer. Por ello cada vez se hace más necesario planificar la jubilación. Los jubilados del futuro cobrarán como media, un 28% menos que los jubilados actuales y en el caso de los trabajadores autónomos hasta un 40% menos, por tanto para mantener un nivel de vida similar a la actual, la solución es ahorrar a largo plazo. Este ahorro puede realizarse a través de planes de jubilación, planes de pensiones y/o planes de ahorro/ inversión.

En todo caso es un complemento extra de la pensión. Como es lógico, esta cantidad dependerá de lo que se vaya aportando año tras año.

Este tipo de planes son gestionados por las compañías de seguros, a diferencia de los planes de pensiones, que son gestionados por entidades financieras. De ahí que quizá algunas veces se puedan conocer como seguros de jubilación. A diferencia de un Plan de Pensiones, en el plan de jubilación es posible disponer del dinero en cualquier momento, siempre y cuando se cumpla con las condiciones pactadas. De lo contrario, habrá que pagar una penalización. El plan de jubilación tiene menos rentabilidad que el plan de pensiones, pero a la vez es un producto con un menor riesgo. Además, el plan de jubilación no se puede deducir a la hora de realizar la declaración de la renta, aunque como contrapartida, al recibir el dinero cuando finalice el período, solo se tributará por los intereses generados, ya que durante los años previos hemos pagado impuestos por las cuotas.