Seguros de automóvil para particulares: clásicos

Si tu vehículo tiene más de 25 años puede considerarse “antiguo”. Si además cumple determinados requisitos el vehículo puede adquirir el calificativo de clásico o histórico.

Para que un vehículo tenga la consideración de clásico, debe cumplir al menos una de las siguientes premisas:

  • Tener una antigüedad mínima de 25 años desde la fecha de su fabricación.
  • Estar incluido en el Inventario General de Bienes Muebles de Patrimonio Histórico Español, declarado de interés cultural o haber pertenecido a alguna personalidad relevante o intervenido en un acontecimiento de trascendencia histórica.
  • Ser un vehículo de colección, es decir, que tenga características especiales, sea singular, escaso o cumpla otra circunstancia exclusiva.

Además para que sea histórico deberá estar matriculado como tal y para ello deberá cumplir los siguientes pasos:

  • Su inspección en un laboratorio oficial acreditado por la Comunidad Autónoma, CC.AA.
  • Que la CC.AA emita una resolución favorable a la catalogación del coche como histórico tras recibir la documentación necesaria y obtener el informe del laboratorio.
  • Pasar la Inspección Técnica, ITV.
  • Ser matriculado como histórico en la Jefatura Provincial de Tráfico que corresponda a su dueño.

En el caso de que no supere las pruebas necesarias o que el propietario decida no optar a la matrícula especial de vehículo histórico será sólo un vehículo clásico.

Tantos los históricos como los clásicos y los antiguos deben estar asegurados. Los puntos que se deben cumplir para conseguir una póliza que cubra estos vehículos son:

  • Que el turismo, monovolumen, todoterreno o motocicleta clásica tenga más de 20 años.
  • Recorrer menos de 5.000 kilómetros al año.
  • Declarar que no se utiliza el vehículo a diario o que se tiene otro para uso habitual.
  • Que el propietario tenga más de 25 años.
  • Que el conductor tenga más de 25 años y al menos 1 año de carné, aunque algunas aseguradoras fijan la antigüedad necesaria del permiso en 5 años.
  • Guardarlo en garaje.

A la hora de asegurar un vehículo de este tipo es recomendable contratar un seguro lo más completo posible, porque adquieren su estatus gracias a su conservación, y las reparaciones de estos vehículos pueden resultar muy costosas. Por ello, es importante que la compañía con la que se suscriba la póliza valore el coche por su valor real histórico.