Prestación de servicios para empresas: impago de alquiler

El mercado de alquiler de viviendas en España empieza a moverse. Pese a que en el país existe una mentalidad generalizada de que es mejor comprar que alquilar una casa, miles de españoles están cambiando de hábitos. Si no se puede comprar una vivienda, el alquiler es la solución. Los precios de arrendar una vivienda y el aumento del parque de viviendas en alquiler hace que el mercado crezca a la misma velocidad.

La situación económica fomenta el alquiler, pero se intensifica un viejo riesgo, la posibilidad de impago. Hasta ahora nadie protegía de las eventualidades que conlleva alquilar una vivienda, por ello algunas compañías aseguradoras han creado un nuevo seguro para que los arrendadores dejen de asumir riesgos y gastos innecesarios.

Actualmente, cerca del 20% de los propietarios de pisos en alquiler en España tienen un seguro de impago. Este tipo de seguros contribuye a la reducción de la morosidad.

Este tipo de pólizas pueden ser contratadas a través de inmobiliarias, empresas dedicadas específicamente a los seguros de alquiler y las propias aseguradoras. Los seguros de protección de alquileres no solo te cubren una vez que ha sucedido el siniestro (ya sea un impago o de otro tipo), sino que además te ayudan a elegir al inquilino adecuado con estudios de viabilidad. Por tanto actúan como filtro de posibles inquilinos.

Con las coberturas que le ofrece este seguro, el arrendador puede recuperar la renta impagada por el arrendatario. Además, las compañías ponen en manos de abogados expertos el proceso de desahucio, para que el propietario del inmueble pueda disponer de su piso lo más pronto posible. Incluso en caso de que el inquilino moroso realice actos de vandalismo o robe en el continente de su vivienda, las compañías pueden compensar al arrendador por los daños.