Prestación de servicios para empresas: defensa jurídica

El seguro de defensa jurídica protege al asegurado frente a los litigios que pueda tener, siempre dependiendo de las condiciones que se pacten en la póliza.

Su cobertura principal se basa en los gastos que le puedan surgir al asegurado como consecuencia de su intervención en un proceso judicial, y la prestación de los servicios de asistencia jurídica, judicial y extrajudicial, derivados de la cobertura del seguro.

Están excluidos de esta cobertura el pago de multas y la indemnización de cualquier gasto originado por sanciones impuestas al asegurado por las autoridades administrativas o judiciales.