Seguros de automóvil para empresas: furgones

Una furgoneta, no es solo un vehículo, es una herramienta de trabajo destinado al uso profesional, por lo que es imprescindible contar con el respaldo de la aseguradora en todo momento y que nuestro trabajo no se vea interrumpido por cualquier cuestión derivada del coche: un siniestro, una avería, una gestión...

Si estamos buscando un seguro para furgonetas debemos ser muy rigurosos con ciertas coberturas a las que a veces podemos no prestar tanta atención en un seguro de coche particular. Algunas pueden ser consideradas como extras o innecesarias para un coche, pero se tornan imprescindibles cuando el asegurado pasa varias horas al día conduciendo una furgoneta y su trabajo depende de ello. También debemos comprobar que la póliza recoge el servicio público cuando se utiliza para transportar bienes de terceros.

Nuestros seguros incluyen como mínimo:

  • Responsabilidad Civil y Defensa jurídica: en este punto es importante revisar qué limitaciones se establecen al respecto en cuanto a la cuantía que la compañía presta en gastos derivados de juicios (representación legal, presentación de escritos, costas administrativas...).
  • Rotura de lunas: cuanto más tiempo pase el vehículo circulando más posibilidades hay de que tengamos un percance que se incrementa con el riesgo de aparcar en la calle, y uno de ellos es que se rompa una luna.
  • Asistencia en viaje: esencial en el caso de un vehículo que hace numerosos desplazamientos diarios y que no puede verse parado en ningún momento por una avería, falta de combustible o un pinchazo.
  • Seguro del conductor: en caso de sufrir daños propios sin haber un tercero implicado (y las posibilidades son mayores cuanto más tiempo pasemos en la carretera), la aseguradora se hace cargo (aunque pondrá un límite a la cuantía) de los gastos derivados.